poeta inca

“Los poetas no tienen pudor de sus aventuras; las explotan".. —Nietszche. "Afuera nunca compro sueños serios mucho menos si ya son usados. Mis sietes corazones rotos laten bien de frente nunca de costado"

Mis aguas vuelven a encauzarse.

“Desearía estar sobrio

Para poder ver claramente

que la lluvia se ha ido.”(J.B)

recuerdos-2

Para mis queridas amigas  y compañeras de estudio del recordado colegio secundario de mujeres “Angélica Palma Roman”

Mis aguas vuelven a encauzarse.

Pescando buñuelos en tardes de chelo

retornan en mi mente

los ficus de joven bosque

remembranzas juveniles, jocundas,

oriundas de abriles;

Pintados en campos de colores párvulo.

Mi jardín aun conserva

el simiente de primaveras

en verdes campos, vestigios aquellos.

El aire que sopla, me trae a la memoria aquellos años

de juventud que aun titila;

deposito de antaño que aun palpita,

en follaje de oro, robledal y brizna.

Siento en mis manos la nieve vieja y el terreno seco.

Se extraviaron palabras con el pasar de prisa.

Recuerdo bien, fue nuestro tiempo un aliado.

Si hubiéramos cruzado la orilla

el mar y sus olas no hubieran desandando el olvido

y la savia de los bosques absorbería liquidas reliquias.

Voy cocinando candidez en sartén hirviendo

para el sazonar de recuerdos.

¿Recuerdas nuestras danzas bajo el alba del día?:

– yo te recuerdo sin prisa.

Anuncios

Lo que el valor me negó.

image

Ahora que quiero escribir,
quiero decir
lo que el valor me negó,
quiero atrapar los momentos
cautivos en sus manos;
ahora que el ayer es lo hermoso,
ahora que es hoy.
.. ..
¿Que son ahora un abrazo, y un feliz día papá?
ahora hermosos recuerdos,
ahora frío y lluvia,
soledad.
.. ..
En fuegos intensos
creída de mí,
creída en un sueño
desperté….
y en un cielo despejado,
como tiempo de llover,
recordaba sus palabras,
me decía:
¡Se simple bailarina de la vida!
monte abajo, monte arriba
sin perder esa sonrisa,
que entre rocas vislumbre.
Monte arriba haste el paso
de cualquier tarde a la deriva.

Monte abajo, la ladera,
la voz de un invierno abismal,
sin el son de sus palabras,
sin la audacia de su alma,
de su sonrisa real;
bendecida por su don,
acunada por su abrazo.
Se abrirá la escalera al cielo,
habrá luceros en el alba,
por el amigo, padre eterno y amoroso
que estuvo y siempre estará.

Escrito en memoria de mi padre.